Con la participación de especialistas, académicos, integrantes de la Sociedad Civil organizada y de diferentes dependencias del Gobierno Federal, este jueves inició la Reunión Binacional México-Estados Unidos sobre Lobo Mexicano, organizada por la Dirección Regional Noroeste y Alto Golfo de California, de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y la Comisión de Ecología y Desarrollo Sustentable del estado de Sonora.

El propósito es intercambiar información y experiencias sobre la investigación que desarrollan ambos países, evaluación ambiental y la actitud ciudadana con el fin de determinar las medidas de manejo y conservación, así como seleccionar a los ejemplares con potencial de reproducción y reintroducción al medio silvestre.

El lobo mexicano (Canis lupus baileyi) es la subespecie más pequeña de lobo gris en el mundo, el cual alcanza una talla similar a la de un perro pastor alemán; su peso varía entre los 21 y 41 kilogramos y sus medidas van de los 140 a los 180 centímetros del hocico a la cola; y la altura a la cruz, es decir del suelo a donde inicia el cuello, es entre 65 y 80 centímetros.

El Lobo Mexicano es una especie social por naturaleza, que conforman parejas o grupos de 3 a 5 individuos, llamados manadas, que por lo general son de la misma familia, aunque pueden llegar a convivir e incluso adoptar a integrantes de otros grupos. Sus aullidos sirven para comunicarse entre ellos y reunirse con la manada cuando es necesario, sobre todo en los momentos que se separan para cazar. Se alimentan principalmente de animales silvestres como venado cola blanca y bura, conejos, liebres y otros mamíferos.

Esta subespecie se considera como probablemente extinta del medio silvestre, debido a las campañas de erradicación realizadas en el Siglo XX, sin embargo, desde hace más de 30 años los gobiernos de México y Estados Unidos, en colaboración con instituciones académicas y de la sociedad civil, están comprometidos y decididos a lograr la conservación del Lobo Mexicano.

Al respecto, el Comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Mtro. Luis Fueyo Mac Donald, comentó que este imponente animal se distribuyó históricamente desde el sur del territorio de los Estados Unidos de América, esto es, los estados de Arizona, Nuevo México y Texas, hasta la Cuenca del Valle de México, pasando, entre otros, por los estados de Sonora, Chihuahua, Durango y San Luis Potosí.

Precisó que actualmente existen alrededor de 300 ejemplares de Lobo Mexicano albergados en Centros de Conservación y Zoológicos tanto de Estados Unidos como de México; indicó que todos están dentro del Plan de Supervivencia de Especies de Lobo Mexicano (MW SSP) y del Plan de Recuperación del Lobo Mexicano entre México y Estados Unidos (Mexican Wolf Recovery Plan).

“La CONANP trabaja arduamente a través de programas establecidos por el Gobierno de la República, enfocados a la conservación de especies en riesgo. Para esto se ha elaborado el Programa de Acción para la Conservación de la Especie: Lobo gris mexicano, el cual establece líneas estratégicas y acciones concretas para lograr su recuperación”.