Con un espíritu de amistad y cooperación, México y Estados Unidos firmaron en 1944 el Tratado sobre Distribución de Aguas Internacionales, con el propósito de regular la distribución de los recursos hídricos que ambos países comparten.

Los dos gobiernos emprenden acciones para mantener un uso eficiente de los recursos hídricos compartidos así como por realizar labores de conservación ambiental. Para conocer cómo nuestros esfuerzos conjuntos han rendido frutos visita nuestra sección multimedia.