México, Canadá y Estados Unidos firmaron el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el 17 de diciembre de 1992 entrando en vigor el 1 de enero de 1994. 

A partir de la firma del TLCAN los tres países han trabajado conjuntamente para incrementar su competitividad y el bienestar de sus ciudadanos.

En 2016, el comercio trilateral ascendió a $1,046 mil millones de dólares. El comercio trilateral ha crecido más del 250% desde la entrada en vigor del TLCAN.

Actualmente México es el segundo socio comercial de Estados Unidos.

Visita el sitio de la Secretaria de Economía para consultar las estadísticas de comercio exterior de México.

 

Comisión de Libre Comercio de América del Norte

El órgano rector del tratado es la Comisión de Libre Comercio de América del Norte (CLC). La última reunión se realizó el 3 de abril de 2012 en Washington, DC, en la que los Secretarios de Economía de México, de Comercio de Estados Unidos y el Ministro de Comercio Internacional de Canadá emitieron una declaración conjunta.

 

Adicionalmente se cuenta con otros dos órganos trilaterales:

1. Acuerdo de Cooperación Laboral de América del Norte

El Acuerdo de Cooperación Laboral de América del Norte (ACLAN)  fue firmado el 14 de septiembre de 1993 y entró en vigor a la par que el TLCAN. Fue el primer acuerdo internacional sobre asuntos laborales ligado a un tratado internacional de libre comercio. 

El acuerdo estableció la Comisión para la Cooperación Laboral, un organismo internacional integrado por un Consejo Ministerial, el cual está conformado por los ministros de trabajo de los tres países y se encarga de la formulación de políticas y de la toma de decisiones.

 

2. Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte

El Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte (ACAAN) fue firmado en 1993 por México, Canadá y Estados Unidos.

Este acuerdo dio lugar a la creación de la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) que tiene el propósito de atender los asuntos ambientales de preocupación común, contribuir a prevenir posibles conflictos ambientales derivados de la relación comercial y promover la aplicación efectiva de la legislación ambiental en los tres países.